VIDA Y FAMILIA

Síndrome de Down: Entre la sentencia de muerte y una vida exitosa

“La amenaza más grande que sufre la paz hoy en día es el aborto, porque el aborto es hacer la guerra al niño, al niño inocente que muere a manos de su propia madre” Santa Teresa de Calcuta

El pasado 21 de marzo el mundo celebró el Día del Síndrome de Down y todos los medios masivos mencionaron el tema. Diversos programas hicieron reportajes sobre celebridades que tienen hijos con el Síndrome de Down y los exponían como un ejemplo de inspiración para otros. Paralelamente, el resto del año estos mismos medios se muestran como fieles defensores y promotores del aborto. Me resulta curioso que por un lado estén aplaudiendo lo inspirador que resulta el síndrome de down y por otro, estén apoyando el genocidio de niños que han sido  diagnosticados.

A través de un simple examen de sangre durante el primer trimestre de embarazo la futura madre puede saber si su bebé padece la Trisomía 21, anomalía cromosómica causante del Síndrome de Down. Actualmente los estados europeos se han dado a la tarea de hacer desaparecer este síndrome de la faz de la tierra, pero no por medio de una cura, sino del aborto. Asesinar en el vientre a un feto diagnosticado es la “solución” al problema y eso que los médicos dizque “juran mantener sumo respeto por la vida humana desde el momento mismo de la concepción” -Juramento Hipocrático-.

Las cifras del aborto de criaturas diagnosticadas con Síndrome de Down en Europa son escalofriantes:

Islandia: 100% de fetos abortados. Reino Unido: 90%; Dinamarca y España 90%. De 216 abortos en Escocia, 75 son por causa del síndrome. En estados unidos el 75% de las mujeres abortan por causa de un diagnóstico de Trisomía 21.

Resulta aterrador este panorama si tenemos en cuenta que existe un cierto porcentaje de falsos diagnósticos, madres a las que se les había anunciado que sus bebés nacerían con el síndrome y que en el momento del parto recibieron a un hijo completamente sano.

Qué pasaría si a una mujer embarazada le anuncian que dará a luz un hijo con Síndrome de Down y ella tuviera la oportunidad de saber que en el futuro su hijo será un exitoso millonario ¿Aún así lo abortaría?

La Historia de un Exitoso Millonario

 


Jhon’s Crazy Socks es una empresa de calcetines que factura 1,4 millones de dólares. Los originales diseños de sus piezas han conquistado al mercado, no sólo de Estados Unidos, sino también de Canadá. Entre los clientes más famosos de Jhon’s Crazy Socks se encuentran el ex presidente americano George H.W. Bush y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

El fundador y dueño de este exitoso negocio es el joven John Cronin, que nació con Síndrome de Down. No solamente gana millones, sino que además ha logrado recaudar 30 mil dólares destinados para obras de beneficencia, las Olimpiadas Especiales y ayudas a personas que padecen el síndrome.

¿Cuántas personas consideradas “normales” o “super dotadas” se jactan de lograr lo que John ha hecho?

¿Cuántos John Cronin, futuros empresarios, profesionales, inventores, hijos y hermanos maravillosos diagnosticados con el Síndrome de Down han sido asesinados por causa del aborto? ¿En qué momento la humanidad se volvió tan ciega para llamar “derecho” a un crimen?

Hay algo que me resulta absurdo y es que los pro aborto se adjudican el don de adivinar el futuro. Alguien desde el infierno debió decirles que tenían una especie de bola de cristal para predecir que una criatura desde el vientre estaría destinada a la miseria, el fracaso y por lo tanto no merece el derecho a vivir. Sin embargo, John Cronin y muchos jóvenes como él comprueban todo lo contrario, para saber más sobre ellos los invito a leer:  http://www.karolita.net/sindrome-down-no-problema-problema-tambien-islandia/

Con un adecuado cuidado y apoyo en educación una persona diagnosticada con el Síndrome de Down puede llevar una vida igual a la de todos nosotros e incluso hasta mejor.

No puedo evitar pensar que todo este boom progresista de la INCLUSIÓN sólo aplica para las minorías preferidas de los estados del nuevo socialismo, de los gobiernos seguidores del marxismo cultural: Gente LGBT, Feministas abortistas, musulmanes, y algunas comunidades raciales son dignas de tolerancia y aceptación, pero cuando se trata de un asunto de salud, la cosa cambia y los que ya nacieron se creen con la potestad de decidir quién nace y quién no. Los que un día fueron perseguidos y oprimidos hoy son opresores y persiguen a los más inocentes entre los inocentes: Los niños por nacer.

La exclusión y la sentencia de muerte antes de nacer es lo que les espera a todo aquel que no se considere “merecedor de la vida” según los progresistas, quienes han decidido re bautizar el delito de homicidio con el nombre de “derecho reproductivo”.

“El aborto no es un derecho, es un asesinato”

Tagged , , ,

About Karolita

Comunicadora social. Dedicada al periodismo independiente. Mi compromiso es guiar a la gente a Ver la Vida de Otra Manera porque no siempre lo que el mundo presenta como “verdad”, realmente lo es. Quiero dejar un legado a las futuras generaciones que sea diferente a lo que los medios masivos nos muestran. Pensar diferente, nutrir el alma, conectar el espíritu es posible al leer mi blog: www.karolita.net
View all posts by Karolita →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *